És teva, cuidala!!!

Las tres "R" del consumo responsable y respetuoso con la ecología

Un consumidor ecológicamente responsable debe conocer las tres erres del consumo ecológico, que son las siguientes.

- Reutilizar: no debe descartarse aquello que puede ser usado otra vez. El ejemplo clásico lo constituyen las bolsas de polietileno que nos dan en el supermercado, y que pueden usarse para tirar la basura. Pero esto también se aplica al papel, cuando por ejemplo se imprime algo mal, esa hoja puede ser usada para posteriores notas o pruebas de impresora, o cuando un envoltorio de papel o cartón se usa para escurrir el aceite tras freír, etc.

- Reducir: toda la basura, desechos y desperdicios que producimos ocupan lugar, y somos muchos produciendo basura... Por eso es imprescindible reducir lo más posible el tamaño de nuestra basura. Esto se logra utilizando las bolsas hasta que estén llenas, y (en el caso de productos plásticos y envases) comprimiéndolos, como se puede hacer con botellas (apretarlas sin el tapón para sacarles el aire, y después sin soltarlas volvérselo a poner y enroscarlo para que queden mucho más reducidas) comprimiendo las latas, etc.

- Reciclar: la “r” más conocidas de las tres que componen el consumo responsable. Implica procesar los desperdicios susceptibles de ser reutilizados tras un proceso de “renacimiento”, es decir, de reciclado. Para esto existen empresas, y nosotros podemos contribuir separando los distintos tipos de desechos para su posterior reciclaje: papel y cartón por un lado, vidrio y cristal por el otro, envases, plásticos por otro constituye la división básica y más elemental. En la mayoría de los países, incluso los pobres, se recicla el papel, el cartón y el vidrio por motivos económicos (ya sea de empresas o de particulares que se ganan el pan de cada día con ello).